Informes financieros

PROCESO DE VENTA DE EMPRESA. DUE DILIGENCE.

La due diligence consiste en un proceso de búsqueda de información, por parte del comprador, que le permita evaluar los riesgos de la empresa que pretende adquirir y su situación jurídica y económico-financiera.

Se inicia una vez que ha concluido la fase de negociación, inmediatamente posterior a la presentación al comprador del cuaderno de venta y la resolución de dudas.

Por lo tanto, comprador y vendedor ya han llegado a un acuerdo, más o menos definitivo, acerca del precio de venta y otras condiciones relevantes y, normalmente a iniciativa del comprador, se lleva a cabo la due diligence para comprobar la veracidad de la información que se le ha dado y evaluar posibles riesgos y contingencias.

Si la due diligence concluye de manera satisfactoria, se procederá a la firma del contrato de compraventa. Pero si el proceso de comprobación revela aspectos negativos que desconociera el comprador, puede conducir a una renegociación de los términos de la compra o incluso al fracaso de la operación. Normalmente, en la carta de intenciones se pactan las consecuencias que traerán consigo los resultados obtenidos en la due diligence.

El proceso de due diligence debe llevarse a cabo dentro de unos plazos que también se pactan en la carta de intenciones. Dependerá del tamaño de la empresa y de la información a revisar, pero suele establecerse entre uno y tres meses.

Por supuesto, el vendedor de la empresa y sus asesores deberán mostrarse ágiles respondiendo a las peticiones del comprador. Deberán transmitir tranquilidad y transparencia para que el inversor no pueda poner en duda la autenticidad de los documentos presentados.

Este proceso no debe sustituir ni ser sustituído por el otorgamiento de garantías por parte del vendedor al comprador en el contrato de compraventa. Debe ser complementario porque anticipa problemas, que pueden ser incluso desconocidos para el vendedor, reduciendo así la posibilidad de que aparezcan conflictos tras la firma del contrato que pueden derivar en la anulación judicial de la transacción.

Existen dos tipo de due diligence. La due diligence contable y la due dilegence legal.

Due diligence contable: consiste en una auditoría de la información financiera que compruebe que la contabilidad refleja la imagen fiel de la empresa. Se lleva a cabo directamente por el comprador, si tiene los conocimientos necesarios, o contratando a un auditor o asesor externo. No tiene por qué ser exactamente una auditoría de cuentas pero puede seguir sus procedimientos.

Due diligence legal: trata de comprobar que la empresa cumple con la legislación vigente. En la siguiente página veremos un listado, o check-list, con los aspectos a tener en cuenta. Es muy exhaustivo y no siempre será necesario verificar todos los puntos. Será muy útil el asesoramiento de un abogado.

volversiguiente

Aviso legal © 2012-2017 Informes-Financieros.es. Todos los derechos reservados. Sitemap