Informes financieros

PROCESO DE VENTA DE EMPRESA. CARTA DE INTENCIONES.

Una vez examinada la ficha ciega por el potencial comprador de la empresa, éste tomará la decisión de abandonar la operación por no ser de su interés o, por el contrario, profundizar en su estudio.

No será posible que el interesado pueda profundizar en el análisis de la empresa en venta sin conocer su identidad. Necesitará conocer la localización exacta de la empresa, conocer la identidad de los principales clientes, los productos, hablar con los propietarios, directivos, etc.

Para evitar problemas de confidencialidad, en este punto se le hace firmar al interesado una carta de intenciones. Esta carta exige un compromiso de confidencialidad al potencial comprador y también cumple la función de ir estructurando la operación en sus términos más generales.

Aunque no tiene un carácter vinculante, la delimitación de las reglas del juego y de las bases de negociación resulta de interés tanto para el vendedor como para el comprador que buscan cierta seriedad en el proceso, teniendo en cuenta el carácter sensible de la información que el vendedor pone a disposición del comprador y de los costes que una negociación de este tipo supone para el comprador.

Legalmente, la firma de la carta de intenciones refuerza la posibilidad de exigir responsabilidades por la llamada culpa in contrahendo, ya que supone una prueba que demuestra que se estaba negociando.

Por lo tanto, la carta de intenciones supone un avance en la venta de la empresa porque marca el inicio de las negociaciones. Además, es un buen filtro (aunque no es perfecto) que evita curiosos que no tienen intenciones reales de compra, ya que exige la asunción de unos compromisos mediante la firma de un documento por escrito.

volversiguiente

Aviso legal © 2012-2017 Informes-Financieros.es. Todos los derechos reservados. Sitemap